Lactancia

El destete

Por Viviana Vásquez

Una vez ya superados los primeros difíciles días creemos que todo lo que vendrá en cuanto a lactancia será fácil, no obstante por distintas circunstancias, llega un momento en que muchas madres sienten la necesidad de destetar, porque esto es lo que por lo general pasa en esta sociedad posmoderna, es la mujer quien decide hasta donde llegar amamantando.

Si navegas en la web encontraras mil y mil cosas al respecto, desde consejos crueles para culminar rápido con esta etapa, hasta la famosa frase, destete respetuoso. Lo cierto es que esto puede ser un eufemismo y es lo primero que debemos aceptar, ya que si una de las partes no está de acuerdo en lo absoluto con la idea de darle fin a la relación (en este caso el bebé), pues en verdad no es muy respetuoso. Ahora bien, dicho artículo no es para juzgarte ni decirte que debes esperar el destete espontaneo, que se da entre los 2 años y medio y los 7 aproximadamente, porque seamos claros cada circunstancia es distinta y nadie debe decirte cuando es el momento perfecto para culminar tus días de teta al aire.

Ya habiendo aceptado que quieres parar y punto, con pleno convencimiento y consciencia, debo  confesarte que podría no ser fácil y rápido este proceso, así que en primera instancia es mejor que tengas expectativas reales y sepas que en medio del camino y dependiendo de la edad de tu bebé pueden haber retrocesos, pero esto no significa que no vayas a poder, por otro lado pide ayuda, ya sea de tu pareja o algún familiar con el que tu criatura este apegado (a) emocionalmente, puesto que si vas quitando tu pecho debes ir reemplazándolo por otra forma de afecto y una mano extra sería fabulosa.

Dar teta es más que nutrición, es una forma de maternar, razón por la cual hay que ser conscientes que si el bebé está muy pequeño o traviesa una época de cambios, (como la llegada de un hermano) o se encuentra en un brote de crecimiento, será muy duro que le sumes un destete, y sería más sano que escogieras otra época.

Así mismo sin importar la edad de tu lactante, háblale mucho, explícale lo que está pasando, aunque si es mayor y domina el lenguaje esto será más fácil, e incluso pueden aplicar técnicas como el conteo para acabar rápido con las tomas que más te incomoden.

Y por último recuerda que dejar de amamantar no tiene por qué ser algo de todo o nada, es decir bien podrías hacer como muchas mujeres que conozco que dejan eternamente la toma de antes de dormir o la de despertarse, total no es necesario que quites por completo la teta si no lo deseas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *