Alimentación

La trampa de confundir la crianza respetuosa con la permisividad y malcriar (parte 2)

¡.

¡Que bueno que llegaste hasta aquí! eso significa que leiste el anterior articulo, pero sigues cayendo en trampas o caíste alguna vez, por eso continuaré mostrándote algunas en los que caemos usualmente los que optamos por la vía del respeto y apego a la hora de criar, quiero que sepas que nuestra intención más que darte una catedra, es dejarte claro que no estás sola(o), que varios hemos pasado por allí, y ahora bien sin tanto rodeo te muestro la tercera y cuarta trampilla:
-Y la tercera es creer que la crianza respetuosa o consciente implica no vacunar, no dar medicinas obligados, dejarlos que no se cepillen si no les place e infinidad de cosas absurdas más que la gente tiene en su imaginario, sobre lo que es criar conscientemente.  ¿Cómo no caer en dicha trampa? Tan simple como que una cosa es dejarlos combinar su ropa, (aunque atenten contra la moda) o permitirles que vayan disfrazados los 365 días del año y otra muy distinta es permitirles que no tomen medicinas porque no desean pero si necesitan, dejarlos que no se cepillen porque odian el cepillo. Y en este punto he de aclarar que no se trata de hablarles mal, sino que a veces hay cosas que ellos no comprenden por su edad o maduración, pero son así y punto.
Te voy a poner un ejemplo, cuando vivíamos en Barranquilla (Colombia) mi hija jamás tuvo que usar una chaqueta pues estábamos a 37• Centígrados en promedio todo el año, pero cuando nos mudamos a EEUU y llegó el invierno y nos enfrentamos a temperaturas por debajo de 0•, mi hija pretendía salir a la calle como si estuviese en la playa, por más que traté de colocarle ese primer
invierno un abrigo sin obligarla, terminaba haciéndolo porque si por ella fuese salía desnuda a la nieve, y mi deber es salvaguardar su integridad, en pocas y breves palabras no podemos caer en qué hay que respetarlos y que ya se autorregularán, cuando hay cosas que aún por su edad ni siquiera comprenden bien.
– Por último criar con respeto no significa que los chiquitos no verán jamás una pantalla, se la pasaran haciendo manualidades y serán niños perfectos que comen vegetales y frutas. Es decir tus hijos pueden hacer uso de pantallas, no comer vegetales y estar siendo criados en  un ambiente respetuoso.

Recuerda que todo es un equilibrio y no podemos
compararnos con medio mundo, empezando porque hay cosas que son cultamente aceptadas de acuerdo al lugar, lo importante es usar el sentido común para con nuestros hijos.
Espero que este texto te resuene y si estás en algunas de estas trampas puedas salir de ella, sin embargo sé que en ocasiones no es fácil llegar a la superficie sin un salvavidas, por lo que Gestando Consciencia te ofrece una mano amiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *